Veraneo en la Edad Media

Acabo de regresar a casa después de vivir un año en Cuba, donde he tenido la fortuna de trabajar en la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños. Durante mi estancia en la EICTV he visto una media de dos filmes al día, lo que significa unas 500 películas en los últimos diez meses. Buena parte de ellas eran históricas.

Cuando tenía veinte años miraba mucho más al futuro que al pasado. La curiosidad, el deseo de encontrar nuevos modelos de sociedades o de advertir a qué peligros quedaba expuesta la evolución,  me remitían una y otra vez a la ciencia ficción, y vivía en otros mundos gracias  a las creaciones de Philip K. Dick, George Orwell, Aldous Huxley, Stanislaw Lem, Arthur C. Clarke, Olaf Stapledon o Isaac Asimov.

En los últimos meses me sorprendo siempre viviendo siglos atrás. Este verano estoy en la Edad Media, a través del best-seller Los Pilares de la Tierra de Ken Follet. Soy consciente de que me paso la vida dando saltos al pasado o al futuro, evocando un sinfín de escenarios posibles. Viajo en el tiempo para comparar el presente, tanto con las pesadillas futuristas como con la Santa Inquisición. Hoy doy las gracias a los historiadores y a los creadores, sin su trabajo qué difícil sería valorar en qué nos hemos equivocado como sociedad y en qué no podemos errar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s